RT Myriad - шаблон joomla Joomla

Muere sobreviviente de avionazo en Cuba

Las tres sobrevivientes, todas cubanas, eran atendidas en el Hospital Calixto García de la capital cubana en estado crítico

19 de Mayo de 2018 a las 08:23 hrs -- Jonathan Gonzalez

Images_131284_thumb_zykrbamaf5f1

Una de las tres mujeres supervivientes del avión accidentado este viernes en La Habana murió a consecuencia de las graves heridas que presentaba, sumando 108 los fallecidos tras el siniestro de la aeronave, que llevaba a bordo 104 pasajeros y seis tripulantes, informaron medios oficiales de la isla.

Las tres sobrevivientes, todas cubanas, eran atendidas en el Hospital Calixto García de la capital cubana en estado crítico debido a severos traumatismos craneales, fracturas y quemaduras.

Hasta el momento no han dado a conocer la identidad de la fallecida.

Los medios estatales cubanos concretaron este viernes que entre las tres lesionadas se encontraban dos mujeres caucásicas, una entre 18 y 25 años y la otra de 30 años.

Solo se ha identificado a una de ellas: Emiley Sánchez de la O, residente en la provincia de Holguín, de 39 años, quien llegó al hospital con fracturas, quemaduras en el 30 por ciento del cuerpo y traumatismo craneoencefálico.

El accidente tuvo lugar este viernes a las 12:08 hora local (16.08 GMT), cuando un Boeing 737 arrendado por Cubana de Aviación a la compañía mexicana Global Air se estrelló en una zona de cultivos minutos después de despegar del aeropuerto internacional José Martí de La Habana.

La mayoría de las víctimas son de nacionalidad cubana y hasta el momento se ha confirmado que dos eran argentinos, a los que se suman los seis tripulantes, de origen mexicano, según los últimos datos oficiales.

Las autoridades cubanas no han revelado aún más detalles sobre la identidad de los fallecidos

Se casan Enrique y Meghan

Los novios intercambiaron los votos matrimoniales y los anillos ante una congregación de 600 personas, entre ellas miembros de la familia real británica y personalidades del mundo del espectáculo.

19 de Mayo de 2018 a las 08:21 hrs -- Jonathan Gonzalez
 
Images_131283_thumb_1b7c391e-9503-4093-ad6f-4c0d64891514

El príncipe Harry, nieto de la reina Isabel II, y Meghan Markle fueron declarados hoy marido y mujer por el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, a las afueras de Londres.

Los novios intercambiaron los votos matrimoniales y los anillos ante una congregación de 600 personas, entre ellas miembros de la familia real británica y personalidades del mundo del espectáculo.

Markle, de 36 años, lleva un elegante y sobrio vestido blanco y un largo velo sujetado por una tiara, que ha sido diseñado por la británica Clare Waight Keller, de la casa francesa Givenchy.

El anillo de Markle ha sido diseñado con oro de Gales por la joyería Cleve & Company y Enrique, por su parte, lleva una alianza de platino.

El arzobispo de Canterbury casó a los ahora duques de Sussex después de que el primado de la Iglesia Episcopaliana de Estados Unidos, Michael Curry, pronunciara una apasionado discurso sobre el poder del amor para "ayudar y curar".

Hay poder en el amor. El amor puede ayudar y curar cuando nada más puede hacerlo", dijo el reverendísimo afroamericano, antes de hacer reír a la congregación al afirmar que dos jóvenes se enamoran y todos nos presentamos en la capilla.

Markle llegó al templo en un antiguo Rolls-Royce Phantom IV, que la llevó desde el hotel Clividen, ubicado cerca de la ciudad de Windsor y donde pasó la noche con su madre, Doria Loyce Ragland.

La prometida de Enrique entró sola en la capilla acompañada por diez niños que hacen de damas de honor y pajes, entre ellos el príncipe Jorge y la princesa Carlota, hijos de los duques de Cambridge, hasta que el príncipe Carlos, heredero al trono, la tomó del brazo para conducirla hasta el altar.

La ceremonia fue oficiada por el deán de Windsor, el referendo David Conner, mientras que Welby los casó.

El príncipe Enrique, sexto en la línea de sucesión a la corona, llegó a la capilla vestido con el uniforme del regimiento de caballería Blues & Royals del Ejército británico.

Los príncipes Enrique y Guillermo fueron unos de los últimos miembros de la familia real en entrar en el templo religioso, antes de que lo hiciera la reina Isabel II, de 92 años, junto a su marido, el duque de Edimburgo, de 96 años.

 

 

Mas noticias en CENTINELA DIGITAL 

http://www.centineladigital.com/